El dinero no es la clave en decoración

Estos días podemos leer que el yerno del Rey de España, se gastó 600.000€ en la decoración de su palacete en Miami. Al margen de que ese dinero lo obtuvo de manera fraudulenta, es una cantidad que está al alcance de muy pocos y que, por otra parte, no es necesaria para decorar una casa de manera más que aceptable, con gusto.

Se tiende a pensar, y no sólo en el mundo de los muebles y decoración, que cuanto más cuesta una cosa, más valor tiene y por eso debe poseer los mejores atributos: ser la más bella, la más útil

Pero no tiene por qué ser así. Que algo cueste mucho dinero, sólo indica que cuesta mucho dinero. Debemos atender al material con que está fabricado, los colores utilizados… para determinar su calidad y su belleza.

Será esto último lo que determine su valor. Su precio vendrá  al final de esta cadena lógica. Si hacemos el recorrido a la inversa estaremos suspendiendo el juicio racional, lo que no es en absoluto una buena idea.

De todas formas, nos guste más o menos, todos tenemos un presupuesto y, como hemos dicho anteriormente, suele ser más ajustado que los 600.000€ del Rey.  Pero eso no tiene por qué ser un problema. En el mundo de la decoración el dinero no es lo que más importa.

1. Para empezar, es importante tener las cosas claras. Saber lo que queremos, dónde lo que queremos y cuánto estamos dispuestos a pagar por ello.

2. El siguiente paso es ver las posibilidades a las que podemos optar. En esta etapa es fundamental investigar, algo que gracias a internet se ha hecho mucho más fácil. Debemos comparar productos, calidades, precios… Cuánto más investiguemos más cerca estaremos de conseguir lo mejor.

3. También es conveniente tener una buena capacidad espacial. Saber cómo quedará ese mueble o esa lámpara con el resto de la decoración de una habitación no es tan fácil. Imprimir la imagen del mueble en cuestión para hacernos una idea puede sernos de cierta utilidad.

4. Tampoco es mala idea buscar a alguien para que nos ayude en la decoración. Dependiendo de nuestro presupuesto y de la magnitud del proyecto (no es lo mismo comprar una bombilla que decorar una casa entera), un experto en el mundo de la decoración puede sernos de gran ayuda.

En cualquier caso, tener las cosas claras, imaginación y gusto, es mucho más importante que el dinero para lograr una buena decoración.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *